domingo, 12 de julio de 2009

EL ACTO DE ESCRIBIR


Escribir es un acto íntimo, solitario. El acto creativo se desarrolla en soledad. Para llevarlo a cabo se hace imprescindible tener un lugar destinado a ello. Este lugar, la habitación propia de la que hablaba la gran Virginia Woolf, es tanto un espacio físico como un espacio mental. Necesitamos nuestro rincón pero también necesitamos que nuestra mente encuentre las condiciones necesarias para ponerse en marcha.
Ahora nos hace falta un soporte. Éste dependerá de los gustos, circunstancias o posibilidades de cada uno. Escribir con un ordenador resulta lo más cómodo, seguramente, pero basta con un papel y un lápiz para dar rienda suelta a la escritura. Conocí a un gran periodista que en pleno siglo XXI seguía entregando sus colaboraciones escritas a máquina, él podía permitírselo porque era muy grande. Jaume Beltrán se llamaba este buen amigo, un periodista de los de antes, de los que se hacían a sí mismos sin necesidad de cursos ni universidades. También os puedo contar de un amigo escritor mucho más joven que hasta hace poco escribía sus novelas ¡¡a mano!!
Las condiciones necesarias para escribir dependerán de cada persona. Algunos de nosotros tenemos hasta algunos rituales de los que, si os parece, podemos hablar otro día. Aunque parezca una tontería estos rituales ayudan a crear un hábito. Crear el hábito es proponerse escribir a diario de manera seria y sistemática. Es preciso destinar cada día a la misma hora destinar un tiempo a escribir. Bastará con empezar por una media hora.
Esto que os cuento no me lo invento ni me lo saco de la manga. Existen libros que hablan de ello. Un ejemplo es el de la escritora Natalie Goldberg. La obra en cuestión se titula “El rayo y el trueno” y llegó a mis manos allá por el año 2004. Es una especie de manual de autoayuda para escritores. No sé si recomendarlo pero ciertamente a mí me sirvió para darme cuenta de que mi sueño no era una tontería y me dio las bases de lo que vino después. Tenemos el espacio y el soporte. Sólo nos queda ponernos a escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario