martes, 9 de febrero de 2010

EL LIBRILLO DE ENRIQUE DE HÉRIZ


Hace un par de lunes en el curso de creación literaria y edición recibimos la visita de Enrique de Hériz. Fue fascinante, la verdad. Además, me sentí muy identificada con este escritor, son su manera de ver la literatura, el acto de escribir. Y eso que aún no le he leído aunque tengo pendientes dos de sus novelas "Mentira" y "Manual de la oscuridad".
Pero vayamos a lo interesante que es lo que Enrique nos contó. Para él las cosas importantes de un libro tienen, casi siempre, un origen irracional. Supongo que habrá escritores que cuando escriben piensan en las posibles interpretaciones de sus historias, en teorías filosóficas, en metáforas... yo sólo cuento historias, sin más, y parece que no soy la única. Las interpretaciones vienen después. El proceso de escritura es irracional puesto que surge de razones que ni uno mismo conoce. Ser escritor es algo físico, la necesidad de sentarse a escribir porque de no hacerlo uno se siente mal.
Enrique se definió como un escritor de procesos de documentación largos pese a que afirma que muchas veces los libros "se mueren" por el camino si alargamos demasiado el proceso creativo. Cinco años han pasado desde su último libro editado. Este escritor cree que escritura y magia son equivalentes puesto que ambas son capaces de provocar emociones, de sorprender. No es partidario de "engañar" al lector, no hay que hacer trampas, el nivel de información de éste ha de ser el mismo que el que manejan los personajes.
Para él la documentación es fundamental puesto que empaparnos de las cosas es lo que permite echar a volar nuestra imaginación. La libertad para imaginar llega cuando conocemos a fondo una temática. También considera que toda información que no pueda convertirse en hecho narrativo no se debe utilizar y que no debe hacerse alarde de documentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario