martes, 4 de octubre de 2011

Mi reseña de Escribir ficción de Edith Warthon aparecida en La Biblioteca Imaginaria


Escribir ficción, como bien indica su nombre, es un libro sobre el arte de escribir ficción, un interesante manual de escritura creativa. Está formado por una serie de artículos publicados por la neoyorquina Edith Wharton en la revista Scribner’s entre 1924 y 1925. Estos textos aparecieron por entregas y ahora ven la luz en un solo volumen traducidos y prologados por Amelia Pérez de Villar. Excelentes tanto el uno como la otra, prólogo y traducción.
Cuando Wharton se puso a escribir estos artículos ya contaba con una notable experiencia que la legitimaba para poder hablar y teorizar sobre el oficio de escritor. Autora de varias novelas, relatos y poemas, en 1920 se había convertido en la primera mujer que recibía un Pulitzer gracias a su novela La edad de la inocencia. En aquella época en la que ser mujer era bastante complicado debió serlo más aún el binomio mujer escritora. Pero además, Wharton contaba con el beneplácito de la crítica.
La obra que nos ocupa consta de dos partes. La primera, titulada como el volumen completo, está dividida en cinco apartados: En general, Contar un cuento, Construir una novela, Personaje y situación en la novela y Marcel Proust, capítulo éste en el que analiza la obra del escritor francés desde su particular punto de vista. La segunda parte lleva por título El vicio de leer. Cada uno de estos artículos pos si solo puede considerarse como un ensayo breve. A través de ellos analiza la técnica, la forma, el estilo, el tema y la trama.
Pero Wharton no pretende para nada sentar cátedra, en absoluto, simplemente reflexiona sobre un oficio que conoce a la perfección y lo hace poniendo como ejemplo un buen número de novelas de grandes autores. De ello deducimos que además de buena escritora era una buenísima lectora. De la importancia que concedía a la lectura nace el capítulo que pone fin al libro y que, como decíamos, lleva por título El vicio de leer.
Su estilo es sencillo pero, como dice Pérez de Villar, riguroso y de gran valor didáctico. Sorprende que pese a estar escrito hace casi un siglo muchos de sus preceptos sigan en vigor actualmente. Wharton nos regala sus reflexiones en esta obra en la que intenta sintetizar todo lo que sabe sobre el oficio de escribir ficción. Es evidente que tenía mucho que decir, que sabía bien de lo que hablaba y lo dijo a través de estos cinco artículos que constituyen un tratado de escritura, un estupendo compendio de consejos sobre la creación literaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario